La resiliencia no será suficiente, reinventarse ante la nueva normalidad.

La respuesta de las empresas en esta etapa de pandemia se ha centrado en reducir el impacto, adaptándose a la sana distancia y reduciendo costos, esperando que la situación vuelva a la normalidad, esta idea viene del concepto de resiliencia, que es “la capacidad de regresar a su forma original después de un periodo de estrés”, pero para sortear esta crisis, la resiliencia no será suficiente, reinventarse ante la nueva normalidad es necesario.

En ingeniería, se llama resiliencia de un material a la energía de deformación (por unidad de volumen) que puede ser recuperada de un cuerpo deformado cuando cesa el esfuerzo que causa la deformación

Wikipedia.

El termino resiliencia tiene su origen en la mecánica de materiales, y ha sido adaptado a la administración y el desarrollo organizacional. Pero tanto en los materiales, como en las personas y organizaciones, la resiliencia tiene un límite, y después de un periodo prolongado de estrés, no es posible regresar a su forma original.

Sin una vacuna disponible, no podemos pronosticar un final para la crisis generada por el Coronavirus. Aun nos resistimos a aceptar la idea de vivir en un estado de pandemia, pero esta nueva normalidad no será breve, no podemos pronosticar un periodo de recuperación solo podemos hacer suposiciones considerando eventos históricos similares; La crisis económica del 2008, La gripe española en 1918, e incluso los periodos de guerra y postguerra del siglo pasado. Considerando estos escenarios, el periodo de crisis podría durar hasta 18 meses, es por esto que la resiliencia no será suficiente, reinventarse ante la nueva normalidad es urgente.

Reinventarse ante la nueva normalidad.

La nueva normalidad es un estado Volatilidad, Incertidumbre, Complejidad y Ambigüedad, nombrado como VUCA por  el U.S. Army War College. La adaptación de las empresas a esta situación requiere no solo resiliencia esperando el final de la tempestad, si no una reinvención constante ante la nueva realidad.

Habilidades claves para reinventarse.

Curiosidad

Promueva la curiosidad a todos los niveles, diversifique sus fuentes de información, cuestione sus métodos procesos, productos, todo su entorno.

  • Manténgase al tanto de los cambios de la pandemia.
  • Examine como empresas similares se han adaptado en otros países.
  • Identifique las preocupaciones del consumidor.
  • Cuestione nuevos productos a fabricar con las herramientas y procesos de su empresa

Empatía

La empatía es quizá la habilidad más importante para este tiempo, es en primer lugar la capacidad que nos permitirá sobrevivir, el uso de los aditamentos de sanidad necesarios (cubrebocas, careta, guantes) tienen su verdadera eficacia cuando son utilizados en grupo, cuidándonos unos a otros.

La empatía es la habilidad que nos permite entender los sentimientos y pensamientos del otro, para poder ponernos en su lugar, esto es indispensable para comprender las necesidades del cliente, que durante esta temporada serán mas cambiantes que lo normal, tanto por la pandemia como por la crisis económica relacionada.

Realice un proceso de introspección y pregúntese en base a sus procesos que otros clientes puede atender, la matriz de empatía y la propuesta de valor son dos buenas herramientas para ayudarnos a aplicar la empatía con el cliente. Utilice también la escucha activa en todo momento.

Creatividad

Existe aún la creencia, de que la creatividad es una característica innata de algunas personas. Este punto de vista limita la innovación en las empresas. Cualquier persona puede ser creativa, en el ambiente adecuado. Lea nuestro artículo de Técnicas de creatividad e innovación en la empresa. Para impulsar la creatividad en estos tiempos.

Agilidad     

La agilidad en este periodo de nueva normalidad implica flexibilidad y sentido de urgencia, lo que debe reflejarse en un proceso que:

  • Establezca prioridades
  • Acepte los cambios
  • Reduzca el tiempo de toma de decisión
  • Identifique los obstáculos
  • Entregue resultados a tiempo

Una ayuda para lograr esto puede ser la “Metodología Agile” y sus 12 principios.

  1. Satisfacer al cliente como prioridad.
  2. Dar la bienvenida a los cambios.
  3. Realizar entregas frecuentes.
  4. Trabajar en equipo.
  5. Motivar y confiar en el equipo.
  6. Comunicarse cara a cara.
  7. La funcionalidad es la principal métrica
  8. Mantener un ritmo de trabajo estable.
  9. Comprometerse a alcanzar la excelencia.
  10. Lo más simple es lo mas efectivo.
  11. Evolucionar.
  12. Reflejar regularidad.

Análisis

Curiosidad, empatía, creatividad, e incluso agilidad son habilidades blandas, pero su resultado debe ser un resultado cuantificable. Realizar un análisis cuantitativo es esencial para asegurar resultados positivos. Realice pruebas, prototipos y proyecciones para definir la viabilidad de cualquier proyecto.

La resiliencia no será suficiente, reinventarse ante la nueva normalidad es indispensable para sortear esta crisis. Contáctenos para el desarrollo de estas y otras habilidades que le permitan enfrentar mejor la crisis.

Consejos semanales gratuitos para mejorar
En Betaimproving estamos comprometidos a compartir contenido relevante y útil para mejorar el desempeño de su organización y su satisfacción.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *