El contrato psicológico y la productividad están estrechamente relacionados. El contrato escrito, una vez aceptado y firmado influye poco en el desempeño del personal.  Por el contrario, el contrato psicológico, permanece de manera constante en la mente de los empleados, y determina su actitud y productividad en la empresa.

Que es el contrato psicológico.

El contrato psicológico es el conjunto de expectativas entre el empleado y el empleador. Estas expectativas, representan beneficios y responsabilidades, los cuales pueden o no estar incluidos en el contrato escrito.

La interpretación que las personas hacen de la comunicación diaria da forma al contrato psicológico. Debido a esto el contrato psicológico es un elemento subjetivo y dinámico; pues depende de la interpretación que cada sujeto da a los acontecimientos, y se modifica día con día en las interacciones rutinarias.

Cual es la importancia del contrato psicológico.

El contrato psicológico determina la motivación y el compromiso de los empleados. Esto tiene un impacto directo en la calidad, la productividad; es también, la base de la confianza entre el empleado y el empleador.

Un buen contrato psicológico genera en el empleado sensaciones de seguridad (tanto en sus necesidades básicas, como en su relación laboral), reconocimiento y estima. Esta percepción genera un sentido de pertenencia y confianza. Al sentirse parte de algo mas grande el empleado se motiva en todos los aspectos, productividad, calidad e innovación. A demás de generar una lealtad a la empresa, disminuyendo con ello la rotación de personal.

Que elementos influyen en el contrato psicológico.

En el contrato psicológico influyen elementos objetivos y subjetivos, tanto del empleado como del empleador.

Empleador

Objetivos: Pago, Promoción, Tipo de trabajo, Capacitación, entre otros.

Subjetivos: Misión, visión, valores, tipo de liderazgo.

Empleado

Objetivos: Tiempo laborando en la empresa, edad, necesidades económicas, entre otros.

Subjetivos: Personalidad, Estado de ánimo.

Es importante señalar que el contrato psicológico es un elemento de dos vías. De los elementos arriba mencionados, la empresa debe cuidar los que le corresponden como empleador. Los elementos que le corresponden, al empleado es responsabilidad de cada uno de ellos gestionarlos; pero la empresa debe ser consciente de ellos, y generar perfiles de puesto acorde a los elementos objetivos del empleado.

Como mejorar el contrato psicológico.

El contrato psicológico es subjetivo, dinámico e intangible, por lo que es extremadamente difícil enmarcar en una metodología. Pero es posible establecer algunos lineamientos que nos ayuden mejorarlo.

  1. Reconozca la existencia y la importancia del contrato psicológico.
  2. Considérelo un contrato relacional, es decir un vínculo primordialmente emocional.
  3. Genere perfiles de puesto que consideren los elementos objetivos mencionados.
  4. Defina y comunique los valores de la empresa.
  5. Practique la escucha activa.
  6. Comunique correctamente.
  7. Sea empático y genere empatía.

Recuerde que todo empleado que tiene una posición de autoridad es representante del empleador; Es necesario sensibilizar y capacitar a los líderes de la organización, para lograr un contrato psicológico saludable en todos los niveles.  

Un buen contrato psicológico Genera una relación ganar – ganar en base a la confianza mutua, donde se reconoce tanto al empleado como el empleador como seres humanos.

Comparta en redes.

βimproving – Contacte con nosotros.

Los campos marcados con * son obligatorios

Categorías: Uncategorized

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *